Blogia
moniciones-b

Urtean Zeharreko XX. domekea —B—

 

URTEAN ZEHARREKO XX. IGANDEA /B

Sarrera-oharra (Ohargileak)

Senideok: ahoa zabalik entzuten deutsegu apainduriaz eta ezti­keriaz datozenei, eta, behar bada, jaramonik ere ez deutsegu egi­ten zentzunez eta sakontasunez datozenei. Jesus ez jatorku eztike­rietan ez eta apainkerietan ere; Jainkoaren aurrean zelango edertasu­na dogun esatera baino, eta harek gugandik zer itxaroten dauan azaltzera. Ospatu daigun.

Sarrera abestia

Zein gozo ta eder dan anaiok alkartu
eta danok batera Jainkoa goratu.

Zabal gogoak Jaunaren hitza entzuteko;
haren nahia jakinik zuzen ibilteko.

 

Damu-Otoitza (Abadeak)

Senideok: apaltasunez autortu daigun Jainkoaren aurrean be­reak ez diren beste jakituria ta jaki batzuk doguzela nahiago:

- Jainkoak gizakiei eskeintzen deutsen jakituria zara­na, erruki, Jauna!
- Jesus Jauna: Bizitza barri baten sartzen gaituzuna: Kristo, erruki!

- Jesus Jauna: Gu bizi izan gaitezan zeure burua ogi bihurtzen dozuna: Erruki, Jauna!

 

Lehenengo Irakurgaiaren Sarrera-Oharra (Ohargileak)

Ez dogu atsegin buru-bako deitu deiguen. Baina beste zer ete gara Jainkoaren jakituria bertan behera izten badogu? Ez ete litza­teke, ba, hobe, gure ezjakinak alde batera iztea, benetan bizi izan ahal izateko?

 

Salmu-kantearen Sarrera-Oharra (Ohargileak)

Jainko-jakituria ta gozotasunaren barri izan dauanak ez dau beretzat gordeten alkarbanatzen baino. Salmugileak dei egiten deusku guzti hori dastatzera.

(Doinua)

 

Bigarren Irakurgaiaren Sarrera-Oharra (Ohargileak)

Ez dozue uste lar arin eroaten gaituela gaurko propagandeak eta eztikeriek? Ba dakigu jakin zelan menperatzen gaituen telebis­tak eta komunikabideek; eta zein gitxi mugitzen gaituan ebanje­lioak. Begira, ba, zer dinoskun Paulok. 

 

Ebanjelioaren Sarrera-Oharra (Ohargileak)

Jesus, bere aldietan, hainbatentzako zan jauspide (edo eskan­dalu). Eta gu, beragandik urrunegi ez ete gagoz? Ba ete dakigu zer dan Jesusen jarraitzaile izatea? Arretaz entzun daigun gaurko ebanjelio txatal hau, harrerea zutunik eta Aleluia abestuz eginik. 

 

Herri-Otoitza († Abadeak; - Ohargileak)

† Zintzotasunez jo daigun janaritu nahi gaituen Jainkoagana, eta eskatu:

- Elizaren alde: munduan egoerarik gorrienean aurkitzen direnen azaleko ta sakoneko janari izan daiten, eskatu deiogun Jau­nari.

- Guduan dagozen herrialdeetako errefuxiatu eta ume guztien alde: herrialde garatuen al­karkidetasuna biztu daien, eskatu deiogun Jau­nari.

- Jainko-jakituriari entzun gor eginez euren bizia hustu eta zent­zunbakotu dabenen alde: giza-sakontasunean murgildu dai­tezan, eskatu deiogun Jau­nari.

- Bizitzeari zentzunik aurkitzen ez deutsoenen alde: izan daien Jesu­sen barri eta honen eginkizunarena, besteen zerbitzuan jarri daitezan, eskatu deiogun Jau­nari.

- Gu guztion alde: propagandeak atzipetu ez gaizan, ez kontsumo­keriak eta erosokeriak...: , eskatu deiogun Jau­nari.

† Jainko Aita: emoiguzu zeure janari ta jakituria gure gizarte hau gi­zakoiagoa ta anaikorragoa egin ahal izan daigun. Jesukristo gure Jaunaren bitartez.

 

Jaunartzean

Zugaz bizi nahi dot / Jesus ona
zuk berotu daizun / nire bihotza.

Ilun nago beti / zugaz izan ezik:

ez dot gura beste / maitetasunik.


Nire bihotzera / heldu zaitezbiok
alkarrekin / bizi gaitezen.
Bete naizu beti / zure gorputzakin

atsegindu naizu / zure odolakin.

Oharrak

 

 

DOMINGO XX. DEL T. ORDINARIO

Monición inicial (Monitor)

Hermanos: ¡cuánto caso les hacemos a los que se revisten de palabrería, de trucos o de signos ininteligibles! ¡Qué poca atención les prestamos, por el contrario, a los sensatos que no pronuncian una palabra más alta que la otra, o a los que hablan de lo hondo! Jesús no viene a deslumbrarnos, sino a decirnos lo grande que somos ante Dios y lo que él espera de nosotros. ¡Celebrémoslo!

 

Acto penitencial (Presidente)

† Hermanos: Reconozcamos ante Dios, y en humildad, que ape­nas nos llama la atención su sabiduría y que preferimos otros saberes y otras fuentes y alimentos:

- Tú que eres la sabiduría divina que se regala al hombre: Señor, ten piedad.
- Tú que nos introduces en una nueva forma de vida: Cristo, ten piedad.
- Tú que te dejas comer para que vivamos la vida de Dios: Señor, ten piedad

 

Monición a la Primera Lectura (Monitor)

¡A que no nos gusta que nos llamen insensatos! Y ¿qué otra cosa somos si no sabemos apreciar la sabiduría de Dios? ¿No sería mejor dejar la inexperiencia para vivir de verdad? ¡Meditemos al escuchar esta Lectura!

 

Monición al salmo responsorial (Monitor)

Quien ha gustado de la sabiduría y de la riqueza divinas nos in­vita a probarlas, a gustar de ellas, a apropiarnos de ellas y a com­partirlas... Aceptemos la invitación del salmista, e instruyámonos en la sabiduría divina...

(Melodía)

 

Monición a la segunda lectura (Monitor)

¿No os parece que nos dejamos fácilmente guiar por la propa­ganda de nuestros días? Estamos convencidos de que en nosotros influyen más poderosamente la televisión y la prensa y la moda que el evangelio. Pues, si así es, escuchemos las palabras del Apóstol.

 

Monición al Evangelio (Monitor)

En sus tiempos muchos se escandalizaron de Jesús. Nosotros, ¿no será que pasamos de él? ¿No será que no nos damos cuenta de lo que implica ser verdadero seguidor de Jesús? Escuchemos atentos este pasaje del evangelio de Juan, acogiéndolo con el Aleluya, en pie.

 

P R E C E S († Presidente; - Monitor)

† Acudamos con sinceridad al Dios que quiere alimentarnos, y pidamos:

- Por la Iglesia: para que vele por el alimento tanto espiritual como material de las personas que más sufren en el mundo, ro­guemos al Señor.

- Por los refugiados y los niños de los países en guerra: para que despierten la solidaridad de las naciones desarrolladas, roguemos al Se­ñor.

- Por tantos y tantos que malgastan su vida desoyendo la voz de la Sabiduría de Dios y dedicándose a los afanes deshumaniza­dores, roguemos al Señor.

- Por todos los que no le encuentran sentido a su vida, o han perdido la ilusión de vivir: para que tengan noticia de Jesús, de su proyecto y puedan dedicarse a los demás, roguemos al Señor.

- Por todos nosotros: para que no nos dejemos engañar por la propaganda, la comodidad o las ansias de consumir, de aparentar o de derrochar, roguemos al Señor.

† Dios, Padre de todos los hombres: infúndenos tu sabiduría y danos de tu pan para que vayamos construyendo un mundo más fraterno y humano. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Canto de Comunión

Cerca de ti, Señor, / quiero morar,
tu grande y tierno amor / quiero gozar.

Llena mi pobre ser / limpia mi corazón,

hazme tu rostro ver / en la alflicción.

Pasos inciertos doy / y el sol se va,
mas si contigo estoy / no temo ya.

Himnos de gratitud / ferviente cantaré

y fiel a ti, Jesús, / siempre seré.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres